23.10.10

Mujeres bajo el teclado



Ninguno de nosotros quiere complicaciones. Ni hombres, ni mujeres. Ellos, hablo de los mayores de 50 (muchos de los cuales tienen 60 pero se quitan 10 para acceder a perfiles más jóvenes) acostumbrados como estaban a nuestra "histórica" pasividad, se encuentran ahora, ante mujeres que no se avergüenzan de sus deseos, ni dudan en manifestarlos. 

Y esto, les sigue sorprendiendo. En algunos casos, la "rapidez y naturalidad" con que se produce, los deja un tanto atónitos, e incluso les corta el "rollo", como le pasó a Pepe. "Me ha pasado algo alucinante"-me dijo-

Había quedado con una mujer, para conocerla tomando un café. La conversación se alargó agradablamente. Al finalizar, sin esperar a que las cosas fueran sucediendo espontáneamente, le propuso ir a la cama -Pepe repetía sus palabras emocionado- "no estámos ya para perder el tiempo" -él tiene 56- "si la cama no funciona, no funciona nada. Así que antes de continuar conociéndonos sería conveniente ver cómo nos va en ese aspecto"

Mi amigo, al que siempre le han gustado las cosas difíciles, no dudó en desaprovechar eso que para otros hubiera sido una gran oportunidad. El deseo que el hermoso cuerpo de la mujer había despertado en él, se había congelado repentinamente.

Y es que las mujeres  hemos pasado a ocupar una posición activa que, les gusta y a la vez los desborda o los paraliza. "Hay un antes y un después de Meetic" -me comentaba otro amigo-  "Antes no me comía una rosca. Ahora, con Internet, es mucho más fácil, tocas una tecla y sale una mujer". ¿Será que estamos muchas?

Para algunos de ellos -¿los más afortunados?- somos como una avalancha que les viene encima, enorme y algo desproporcionada, inmensa. ¡Decenas de flechazos,  de correos,  de propuestas... ¡Que agobio! No tienen tiempo para tanta solicitud. Y ahí andan,  bien ocupados, tratando de dar respuesta a unas y otras, porque... ¡cualquiera se pierde algo!

2 comentarios:

  1. Jajaja...
    Es cierto que estamos muchas. Tengo un amigo que medio en broma habla de esto como un trabajo...está superocupado, tan distraído respondiendo correos,atendiendo propuestas, despertando princesas, alimentando sueños...es como un trabajo de tardes para él y tiene un gran éxito porque domina el arte de la palabra de maravilla...
    Ya sabes woman que las palabras cuentan mucho para nosotras...lo de la cama es otro tema

    ResponderEliminar
  2. Mmmmmm, ella fue bastante práctica la verdad, increiblemente eso a veces asusta a los hombres, ¿por qué?, no lo se, quizás un poco de inseguridad, pero en fin, creo que me habría pasado igual que a Pepe.

    Besos

    ResponderEliminar

Pensaron volver... ¿volverán?

Entradas populares

Loading...