3.12.10

Tres micros para una voz


Lo siento. ¿Lo siento? 

Siento estar abandonando los primeros propósitos del blog, pero de todos es sabido que a medida que avanzamos, nos vamos transformando en el camino. 

Así me está sucediendo. Y la mujer que comenzó, novata,  contando historias de encuentros -o más bien desencuentros-  en la Red, se ha ido introduciendo en este universo de latidos blogueros, que me lleva de un ritmo hacia otros ritmos... y me incita a pensar, a imaginar, a probar otros estilos -aún más novata-  como aprendiz divertida, explorando... practicando. Leo más que escribo, descubro, investigo.

En este recorrido, los microrrelatos me han llamado poderosamente la atención. Siempre se dijo que lo bueno, si breve, dos veces bueno.

Compañeros de viaje. Acuarela. Woman on line

¡Contar algo en pocas palabras! Díficil arte. Un auténtico reto para el que sé, no estoy preparada. Sin embargo, me gusta aprender, navegar por aguas desconocidas. Generalmente, lejos de asustarme, las dificultades me motivan. 

Así que, a pesar de la recomendación de Ignacio de Loyola, de no hacer mudanzas en tiempos de tribulación... me iré mudando, a ratos, a la practica de los microrrelatos, o cualquier otro juego de creación literaria que la lectura de vuestros blogs, me vaya sugiriendo. 

Me consta que iré mostrando muchos ejercicios desatinados. Disculpen las molestias.  

¿Tendré que cambiar el nombre al blog, o serán estos juegos de escritura, volátiles y efímeros, como los amores de cartón?


Tres microversiones, alrededor de una OFICINA
(a propósito del concurso  Cuenta 140 de El Cultural. Tema: La oficina)

1. La oficina echaba humo. Le dolía el ruido, el personal, el frenético ritmo. 
     Al acabar la jornada, colgó su carta de dimisión: SE TRASPASA.


2. Llegó a la oficina con la intención de acabar con su anonimato. Gritó:
     ¡Todos al suelo! Los Diarios sólo señalaron su parecido con Tejero.


3. Entró a la entrevista seguro de sí. Un cartel llamó su atención: "No
     contratamos seguros" Apenas habló. El malentendido le costó el empleo. 



4 comentarios:

  1. El tercero me encanta. Y que explores todas las posibilidades en tu blog es una excelente idea. Tu blog, tu pizarra, para que las normas las pongas o las quites cuando te plazca.

    ResponderEliminar
  2. Tenemos todo el derecho a estar cambiando de gusto cada día...así, como dices aprendemos y vamos adentrándonos en el mundo del conocimiento...Abrazos cortos, pero que dicen mucho

    ResponderEliminar
  3. Yo también creo que deberias seguir con la idea inicial de la Meetic Woman.
    Me parace estupendo que quieras experimentar en otros campos, pero quizás deberias hacerlo en un blog diferente...no te parece???
    A mi me enganchaban tus relatos...aunque sigo leyéndote.
    Bueno, es solo mi opinión.
    Un saludo afectuoso....

    ResponderEliminar
  4. PazzaP; Kimbertrancanut; Celia:

    Gracias por vuestros comentarios.

    No soy del todo dueña de lo que escribo, la verdad. Como sabeis, la escritura es más bien algo que sale de las entrañas, y cuando no sale, se puede jugar al ejercicio de escribir...

    Por ello, seguiré caminando por aquí como buenamente pueda, unas veces de la mano de la meetic woman, otras de la aprendiz, y otras, inspirada por los dolores del alma o los del pensamiento.

    Como no tengo tiempo para alimentar dos blogs, he organizado varias secciones en este (facilitará la elección del tipo de escrito)... el diario secreto; las reflexiones; un espacio para la nostalgia y otro para la miscelánea.

    Celia, me encantaría recibir historias, como la que envió Flor, de aventuras en Meetic o redes similares, para poder así contar con diferentes perspectivas, distintas versiones, de los modos actuales de relación. Anímate. Animaos. (dirigido también a los MeeticMen)

    ResponderEliminar

Pensaron volver... ¿volverán?

Entradas populares

Loading...