20.2.11

Esperanza


Ella se descubrió ante su reiterada sinceridad y no pudo por más que decirle: GRACIAS.  Era un hombre inusual. Quizás era eso lo que finalmente había hecho que sus naves se dirigieran hacia un destino inevitable y estuviera su corazón ya,  a merced de sus deseos. Aunque no lo entendiera.

Le emocionaba su mirada sobre el mundo y el modo de  expresarlo. Le gustaba la poesía que llevaban sus palabras y el efecto que producían en ella, la emoción que le transmitían. Cuando estaba con él volvía a sentirse pequeña, insignificante, vulnerable, y  deseaba intensamente que sus brazos, cuya fuerza no conocía, la acogieran en un interminable abrazo, y respirar su aliento.  Aunque seguía sin entenderlo. 

Sin embargo, al mirarlo, no podía evitar sentir una especie de adiós anticipado que le decía entre líneas: “chica, no nos compliquemos.  Vamos a dejarlo”   Y al mirarlo,  sin embargo, leía también su deseo, ese deseo de olvidarse del mundo y perderse en ella. Eso la confundía y nublaba su entendimiento.

En esos momentos, deseaba perder toda esperanza, (y entregarse a la posibilidad de que surgiera algo inesperado), pero ese elevado estado mental no era capaz de anidar en su ilusionado pensamiento. Y volvía a recrearse, ensimismada, en el placer de tenerlo al lado.

Le gustaba escuchar de sus labios historias vividas o soñadas y contarle ella las suyas. Le gustaba oír su voz, que conservaba la armonía de sus palabras escritas y  observar sus movimientos al hablar.

Y le gustaba incluso el pudor que sentía ante su mirada, porque la verdad, la puñetera verdad, era que saber de él, de sus realidades y sus fantasías, tenerlo tan cerca, mirar sus ojos y dejarse deslumbrar por el brillo que los animaba, le hacía desear intensamente un desayuno con él -su antes y su después- sumergirse en una "inquieta marea de caricias, gemidos y fluidos" y comprobar juntos que su cuerpo podía ser una cálida morada.





6 comentarios:

  1. ¡Ay de las oraciones condicionales! Tantos "y si..." que se pierden entre las sábanas y terminan junto a las pelusas de debajo de la cama.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¿Un sueño, puede ser real?....."leía también su deseo, ese deseo de olvidarse del mundo y perderse en ella".

    ¡Que bien leía!

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Precioso, te felicito Woman on line...

    ResponderEliminar
  4. Merece la pena, siempre merece la pena... aunque se pierda la esperanza.

    ResponderEliminar
  5. Dulce esperanza, un sueño que puede hacerse realidad….

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Muchas veces se piensa demasiado y se pierden muchas cosas. Y si nos dejamos llevar y ya?

    Abrazos

    ResponderEliminar

Pensaron volver... ¿volverán?

Entradas populares

Loading...