15.3.11

Frágil

Por su aspecto y su intensidad, olvidaron ponerle el letrero que hiciera que la trataran con cuidado, que la tocaran con suavidad, que la mimaran, que la respetaran...Tampoco le enseñaron a hacerlo por sí misma. Era soló una pieza más de un poderoso engranaje ¿cómo pensar que llevaría consigo tanta fragilidad?

Había aprendido a sobrevivir con casi nada. Casi nada del cariño, casi nada del cuidado. A luchar contra viento y marea, a sudar bajo el sol y temblar bajo la luna, a transitar por la vida en solitario. Y acompañada. 

Conocía el dolor que supone que te arranquen el alma de cuajo. Sin anestesia. El dolor de haber cruzado una frontera que divide a la vida en un antes y un después. Y a pesar de eso, se mantenía en pie, con esa contradicción que la hacía ser a la vez  frágil e intensa. Como una amapola en mayo.

Estaba contenta. Quizás por primera vez, saberse así, no le producía daño; estaba aprendiendo a mover su cuerpo al compás del viento.

6 comentarios:

  1. Como un dique separa las aguas, que con los años convierte un lado de mar en dulce río...Abrazos cariñosos, sentados en el muelle de la vida

    ResponderEliminar
  2. Kimbertrancanut

    Gracias por esos abrazos.
    Desde la fragilidad, te envío un intenso beso.

    ResponderEliminar
  3. Una fragilidad llena de fuerza, que bien merece un mar de caricias.

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  4. Encantada de haber leido este texto, nada mejor que seguir del lado de la fragilidad y la intensidad, movida por las manos del viento, unico representante de la libertad.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. el problema es que la fragilidad y la intensidad "casa" mal con la libertad...y tampoco con lo besos intensos.
    -Un celoso-

    ResponderEliminar
  6. Desde la intensidad que dan la distancia y el tiempo, y la fragilidad que se siente al tener que afrontarlos... encantada de leeros por aquí, en vuestros comentarios.

    ResponderEliminar

Pensaron volver... ¿volverán?

Entradas populares

Loading...