27.2.11

Miradas

¿Quién no ha percibido la sutil o aparente alegría que siente quien es mirado, observado, tenido en cuenta?

El entusiasmo del niño que muestra sus progresos y descubrimientos; la vanidad del joven paseando su nueva imagen; el estremecimiento del actor  ante la expectación y el aplauso del público;  la satisfacción del profesor que se siente escuchado por sus alumnos; la agradecida mirada que el paciente ofrece al médico que escruta minuciosamente su vida entera en busca de algún significado para sus síntomas...

Acaso "el dolor verdadero de la vejez es la ausencia de examen, el horror de vivir sin ser observados". Así lo narra maravillosamente Irvin D. Yalom en un libro que os recomiendo y que a mí, me han regalado: "El día que Nietzsche Lloró"

2 comentarios:

  1. Es uno de los aspectos mas lamentables de la vejez, no el envejecer en si mismo, es la soledad, a la que nuestros mayores se ven abocados por las falta de "amor y respeto social", -por llamarlo de alguna forma sutil-, eso no hay médico que lo explore, ni prueba que lo diagnostique..

    Cambiando a un tema mas frívolo, pero no menos importante, me gusta mucho el nuevo look de tu blog..

    Gracias y nos leemos...

    ResponderEliminar
  2. Minuet

    Gracias. Me alegra que te guste el nuevo look. A mi, me resulta extraño. Pero me gusta que esté más luminoso y claro.

    Cierto, la soledad no requiere de grandes exploraciones ni diagnósticos complejos... solo pide atención. ¡Tan fácil! y sin embargo ¡tan ausente!

    Besos de amistad.

    ResponderEliminar

Pensaron volver... ¿volverán?

Entradas populares

Loading...