13.12.10

Un momento nada más

Un texto de Aris
(Texto original enviado a "Cuéntanos")

Ninguno de los dos sabía cuanto tiempo de su vida futura estaba presente en el momento en que corrieron a amarse en un lugar cualquiera, borrado de su memoria  por la fuerza de la pasión.

Impulsados por ese encuentro, empezaron una vida juntos. Fueron pasando los años en una convivencia adornada de  cosas, presencias y carencias. Viajaron de un lugar a otro confundiendo el tiempo y el espacio, buscando sin saberlo ese momento mágico en el que atisbaban unos trazos de su sombra, un tenue reflejo al que llamaron amor.

La cotidianidad se instaló entre ellos ocultando el vacío de cada encuentro. Juntos aprendieron a remar a favor de la corriente y a fingir un inocente desconocimiento de las fantasías que cada uno inventaba para soportar el tedio de los días. Historias de batallas, de amor, de aventuras mediante las que vibraban a la vida para volver a caer de nuevo en  la rutina. Una rutina trabajada con esfuerzo para evitar poner en peligro su hábil equilibrismo.

Así fueron pasando los años. Despertaron un  día,  viejos y decrépitos, sentados uno  junto al otro en un universo de gestos aprendidos. Por primera vez en mucho tiempo se miraron y recordaron.




Un final...¿feliz?
Enviado como comentario por Minuet. Pendiente de aprobación por la autora del texto 

..."Recordaron pero ya no era bastante y por el respeto y la amistad, por los momentos vividos, decidieron no mentirse mas y se separaron. Sus vidas se convirtieron en unas vidas distintas, donde cada uno cubría sus vacíos, sin necesidad de ocultarlos y ahora son buenísimos amigos".


Un continuar...
Enviado como comentario por Aris

Se trata de continuar, de seguir hablando. 

¿Poner un final no será una forma precipitada de cerrar el vacío, de dar por concluido, como si de una historia se tratara, un texto sobre las pequeñas cosas y momentos que deciden una vida?

3 comentarios:

  1. Dolorosa pero realista entrada.... me tomo la licencia de ponerte un final, algo conocido por mi, .."recordaron pero ya no era bastante y por el respeto y la amistad, por los momentos vividos, decidieron no mentirse mas y se separaron. Sus vidas se convirtieron en unas vidas distintas, donde cada uno cubría sus vacíos, sin necesidad de ocultarlos y ahora son buenísimos amigos"..

    No nos conformemos, por favor..no nos engañemos a nosotros mismos...

    Reflexiva entrada

    Un beso enorme y te echo mucho de menos por mi blog... igual ahora me vendrían bien unas cuantas palabras...

    ResponderEliminar
  2. Creo que hay momentos en que debemos darnos la oportunidad de ser felices, y si eso implica un cambio, bueno hay que hacerlo antes que sea demasiado tarde.

    Una historia muy real.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Gracias por los comentarios. Si, se trata de continuar, de seguir
    hablando, por eso me permito una pregunta ¿Poner un final no será una
    forma precipitada de cerrar el vacío,de dar por concluido, como si de
    una historia se tratara, un texto sobre las pequeñas cosas y momentos
    que deciden una vida?

    Aris

    ResponderEliminar

Pensaron volver... ¿volverán?

Entradas populares

Loading...